El 22,1 por ciento de las empresas dedicadas a la obra pública opinó que el nivel de actividad no cambiará y ningún encuestado consideró que mejorará. Las perspectivas de las constructoras dedicadas a obras de infraestructura son fuertemente negativas hasta fin de año. El ajuste en las inversiones estatales fue muy fuerte desde 2018.